quejas en el desierto

Quejas  en el desierto

La palmera   representa aun creyente en dios. La palmera crece  derecho  que sus raices, buscan  a lo mas profundo el aguaY cada vez que biene un viento aveves lo joraban

Pero  cuando se alimenta del agua pura se vuelve a enderezar

Asi es el cristiano  Si vive  alimentandpse con la palabra  viva  cada vez   se enderezaran, sus problemas, necesidaes,  si se alimenta del agua pura de dios.    Cuando estaba  de hambre en el desierto, los escogidos de  Dios le da mana exodo 16 :20

Proposito era revelarse el pan de mana   ( mama significa Que es esto exodo 16.15-20 Dios le dice  esto es l el pan

Hoy es la palabra viva.  Esa palabra es, el MANA, estraño y decimo que es esto. es simplemente letras  historias pasadas, como me voy a  alimentar de esa palabra,  y decimos   QUE ES ESTO,

 

El blanco significa  la pureza

Hoy comenzar a vivir     Deuteronomio 8 :10

Murmuración  exodo 17:2

Aquí murmuraba contra Dios. Aquí Dios ordena  a Moisés que golpeara y saldria agua,  Jesucristo  fue golpeado para darnos agua de su vida

 masa   significa  tentacion    deum. 25:17  amamlec siempre destruye cuando  unoesta debil.

Exodo 18 suegro de Moisés.  El era sacerdote de madian desendencia de Abrahan, genesis 25:1-2

Exodo  18   getro le aconseja que ponga organizaciones para su piueblo por ue solo no podria hacer todo.   Pero aquí solo  encontro el control,  con leyes de castigo.

 

En el desierto tenian mucho temor, temor a la muerte de sed. Hambre, quedar solo. Temor a la  tierra prometida.

Por causa del temro escondimos el talento

Mateo 25_25  el temor, ata , a la perosna, lo limita,  mas el que

Prov. 21:25  mas Jehová echa fuera todo temor por perfecto amor

Jesucristo es el amor perfecto.

Hoy tenemos  miedo  al enemigo, por eso uno es propiedad del enemigo y cuando el sabe que ya no  eres de el entonces biene al lucha. Eso se vence en al confianza de Dios  y en fe,

Moisés ayuda  al pueblo, y cruza el mar rojo. Y hoy es igual por fe cruzaremos los problemas.

Mateo 28:20  Dios nos dire que estaria  junto a nosotros  hasta el fin del mundo.

Sabes el temor  del pueblo de moses  fue  que habia gente gigante  y por ello se quedaron.

El enemigo  te invita desanimarte, desalentarte, sabiendo que eres una tierra  prometida. Eres pueblo adquirido por Dios,

Pero el enmigo se mete a tu mente, y no deja vivir por completo para Dios., pues  hermano(a)  no permitas que tus temores, al amor, al estudio, al empleo, al hogar, a tu negocio, a tu empresa etc  te derrunben nomires    a tus problemas como gigantes. o te quedaras donde   estas , como  moises  y algunos seguidores  del desierto, por temor, al gigante hombre  no llegaron  a al tierra prometida, para sus vidas  ud tiene la herencia   de nuestro padre celestial, una tierra  prometida en este mundo. pues tan solo tu fe puesta  en tu decicion firme  de llegar alli es todo tu exito y el señor estar en medio de todo y te proveera en tu desierto hasta que alcances la gloria    manifestado en tu vida. y lo declaro en nombre de  jesucristo que   asi sera. hoy es un nuevo dia para ud.  quebrantese  ante la precencia de Dios hoy en tu oposento. amen

 

Anuncios
Published in: on noviembre 6, 2008 at 10:34 pm  Comments (1)  

Una reflexion

Eramos la única familia en el restaurante con un niño.
Yo senté a Daniel en una silla para niño y me di cuenta que todos estaban tranquilos comiendo y charlando.
De repente, Daniel pegó un grito con ansia y dijo,”Hola amigo!” Golpeando la mesa con sus gorditas manos.
Sus ojos estaban bien abiertos por la admiración y su boca mostraba la falta de dientes en su encía. Con mucho regocijo él se reía y se retorcía. Yo miré alrededor y vi la razón de su regocijo.
Era un hombre andrajoso con un abrigo en su hombro; sucio, grasoso y roto.
Sus pantalones eran anchos y con el cierre abierto hasta la mitad, sus dedos se asomaban a través de lo que fueron unos zapatos.
Su camisa estaba sucia y su cabello no había recibido una peinilla por largo tiempo. Sus patillas eran cortas y muy poquitas y su nariz tenía tantas venitas que parecía un mapa.
Estabamos un poco lejos de él para saber si olía, pero seguro que olía mal.
Sus manos comenzaron a menearse para saludar. “Hola bebito, como estas muchachón”, le dijo el hombre a Daniel.
Mi esposa y yo nos miramos, “Que hacemos?” Daniel continuó riéndose y contestó, “Hola, hola amigo.”
Todos en el restaurante nos miraron y luego miraron al pordiosero.
El viejo sucio estaba incomodando a nuestro hermoso hijo. Nos trajeron nuestra comida y el hombre comenzó a hablarle a nuestro hijo como un bebe.
Nadie creía que era simpático lo que el hombre estaba haciendo. Obviamente él estaba borracho.
Mi esposa y yo estábamos avergonzados.
Comimos en silencio; menos Daniel que estaba super inquieto y mostrando todo su repertorio al pordiosero, quien le contestaba con sus niñadas.
Finalmente terminamos de comer y nos dirigimos hacia la puerta. Mi esposa fue a pagar la cuenta y le dije que nos encontraríamos en el estacionamiento.
El viejo se encontraba muy cerca de la puerta de salida.
“Dios mío, ayúdame a salir de aquí antes de que este loco le hable a Daniel.” Dije orando, mientras caminaba cercano al hombre. Le di un poco la espalda tratando de salir sin respirar ni un poquito del aire que él pudiera estar respirando.
Mientras yo hacía esto, Daniel se volvió rápidamente en dirección hacia donde estaba el viejo y puso sus brazos en posición de; “cárgame.” Antes de que yo se lo impidiera, Daniel se abalanzó desde mis brazos hacia los brazos del hombre.
Rápidamente el muy oloroso viejo y el joven niño consumaron su relación amorosa.
Daniel en un acto de total confianza, amor y sumisión recargó su cabeza sobre el hombro del pordiosero.
El hombre cerró sus ojos y pude ver lágrimas corriendo por sus
mejillas. Sus viejas y maltratadas manos llenas de cicatrices,
dolor y duro trabajo, suave, muy suavemente, acariciaban la espalda de Daniel.
Nunca dos seres se habían amado tan profundamente en tan poco tiempo. Yo me detuve aterrado.
El viejo hombre se meció con Daniel en sus brazos por un momento,
luego abrió sus ojos y me miró directamente a los míos.
Me dijo en voz fuerte y segura, “Usted cuide a este niño.” De alguna manera le conteste “Así lo haré” con un inmenso nudo en mi garganta.
El separó a Daniel de su pecho, lentamente, como si tuviera un dolor. Recibí a mi niño, y el viejo hombre me dijo:
“Dios le bendiga, señor. Usted me ha dado un hermoso regalo.”
No pude decir más que un entrecortado gracias. Con Daniel
en mis brazos, caminé rápidamente hacia el carro.
Mi esposa se preguntaba por qué estaba llorando y sosteniendo
a Daniel tan apretadamente, y por qué yo estaba diciendo:

“Dios mío, Dios mío, perdóname.”

Yo acababa de presenciar el amor de Cristo a través de la
inocencia de un pequeño niño que no vio pecado, que no hizo ningún juicio; un niño que vio un alma y unos padres que vieron un montón de ropa sucia. Yo fui un cristiano ciego, cargando un niño que no lo era.
Yo sentí que Dios me estuvo preguntando: “Estás dispuesto a
compartir tu hijo por un momento?” Cuando Él compartió a su hijo por toda la eternidad.

El viejo , inconscientemente, me recordó:

“Les aseguro que el que no acepte el reino de Dios como un niño,
no entrará en él.” Lucas 18: 17

Published in: on noviembre 2, 2008 at 8:54 pm  Comments (2)  

Dios es amor

El Hijo pródigo

 

Tenemos una parábola registrada en Lucas 15:11 al 32 enseñada por Jesús:

11 Dijo: «Un hombre tenía dos hijos;
12 y el menor de ellos dijo al padre: “Padre, dame la parte de la hacienda que me corresponde.” Y él les repartió la hacienda.
13 Pocos días después el hijo menor lo reunió todo y se marchó a un país lejano donde malgastó su hacienda viviendo como un libertino.
14 «Cuando hubo gastado todo, sobrevino un hambre extrema en aquel país, y comenzó a pasar necesidad.
15 Entonces, fue y se ajustó con uno de los ciudadanos de aquel país, que le envió a sus fincas a apacentar puercos.
16 Y deseaba llenar su vientre con las algarrobas que comían los puercos, pero nadie se las daba.
17 Y entrando en sí mismo, dijo: “¡Cuántos jornaleros de mi padre tienen pan en abundancia, mientras que yo aquí me muero de hambre!
18 Me levantaré, iré a mi padre y le diré: Padre, pequé contra el cielo y ante ti.
19 Ya no merezco ser llamado hijo tuyo, trátame como a uno de tus jornaleros.”
20 Y, levantándose, partió hacia su padre. «Estando él todavía lejos, le vió su padre y, conmovido, corrió, se echó a su cuello y le besó efusivamente.
21 El hijo le dijo: “Padre, pequé contra el cielo y ante ti; ya no merezco ser llamado hijo tuyo.”
22 Pero el padre dijo a sus siervos: “Traed aprisa el mejor vestido y vestidle, ponedle un anillo en su mano y unas sandalias en los pies.
23 Traed el novillo cebado, matadlo, y comamos y celebremos una fiesta,
24 porque este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a la vida; estaba perdido y ha sido hallado.” Y comenzaron la fiesta.
25 «Su hijo mayor estaba en el campo y, al volver, cuando se acercó a la casa, oyó la música y las danzas;
26 y llamando a uno de los criados, le preguntó qué era aquello.
27 El le dijo: “Ha vuelto tu hermano y tu padre ha matado el novillo cebado, porque le ha recobrado sano.”
28 El se irritó y no quería entrar. Salió su padre, y le suplicaba.
29 Pero él replicó a su padre: “Hace tantos años que te sirvo, y jamás dejé de cumplir una orden tuya, pero nunca me has dado un cabrito para tener una fiesta con mis amigos;
30 y ¡ahora que ha venido ese hijo tuyo, que ha devorado tu hacienda con prostitutas, has matado para él el novillo cebado!”
31 «Pero él le dijo: “Hijo, tú siempre estás conmigo, y todo lo mío es tuyo;
32 pero convenía celebrar una fiesta y alegrarse, porque este hermano tuyo estaba muerto, y ha vuelto a la vida; estaba perdido, y ha sido hallado.”»
Vemos en el verso 12 el hijo inmaduro pide a su padre dinero, ¿Quién sabe si se lo merecía o no? ¿Quién sabe si a él le costo un esfuerzo o no? Ya que esos detalles no están en la parábola, lo que si sabemos es que utilizo el dinero dado por su padre de una forma incorrecta, lo desperdicio con prostitutas. Otra pregunta que nos podemos hacer es ¿donde estaban las prostitutas para ayudar a este joven cuando acabo su dinero invertido en ellas? Seguramente eso no es de importancia para ellas ya que es su trabajo y punto final, sin ver solidaridad ni nada. Y la pregunta ¿Qué hacia su hermano mayor para ayudarlo? No sabemos ya que este detalle tampoco se encuentra especificado en esta parábola.

Lo que si podemos decir que acabado el dinero malgastado estaba en dura prueba y en la prueba el hijo menor (inmaduro) reacciono, recapacitó y maduro, y el hermano mayor que aparentemente es maduro sobrio y correcto en vez de alegrarse porque: “este su hermano menor se arrepintió volvió y maduró”, el hermano mayor se puso celoso como un chiquillo, enojado, así que resulta que todavía le faltaba al hermano mayor madurar como su Padre hombre lleno de amor y verdad que corre a abrazar a su hijo y a besarlo.

Ya el siervo de la casa le explico al hermano mayor que la fiesta era por su hermano menor ““Ha vuelto tu hermano y tu padre ha matado el novillo cebado, porque le ha recobrado sano”. Sin embargo este hermano mayor no quiso entrar a la fiesta estaba enojado, celoso y ¿Dónde se encontraba su amor que distingue a los hijos del Padre? No lo sabemos. Su padre le volvió a explicar el porque de la fiesta, y ya que al criado no le escucho la misma declaración de: “este hermano tuyo estaba muerto, y ha vuelto a la vida; estaba perdido, y ha sido hallado.” ¿Será que a su padre si le escucho lo mismo por segunda vez y le entendió? No lo sabemos, Esperamos que como esta vez su padre le explico el caso de la fiesta, este hijo mayor haya entendido, se haya dado cuenta de su error y de su corazón duro que no era como el del padre y se haya dado cuenta del amor que tenia su padre al decirle el porque de la fiesta y que todo lo que el tenia era de él o de ellos y como el padre no era mezquino al darle gracia a su hijo menor. (Regalos no merecidos a su hijo menor). Podemos estar seguros que si el hijo menor no se hubiera arrepentido de corazón y entrado en razón se hubiera perdido una hermosa fiesta en su nombre, también se hubiera perdido el anillo que representa que es de la casa, el calzado que da paz y seguridad al andar (representación del evangelio) y se hubiera perdido la vestidura nueva (Representando que es justo y esta limpio delante de Dios) y si el hermano mayor no dejo sus celos y duro corazón también se pierde una gran fiesta de amor.

¿En que posición estamos nosotros a quien nos compararemos? que el Espíritu Santo nos de iluminación para no quedarnos fuera de la fiesta que Dios realiza por amor a todos los que se arrepienten, que podamos entender las palabras que están escritas en la Biblia “Misericordia quiero y no sacrificio”.
No comamos comida de cerdos, teniendo en la cas del Padre una fiesta que nos espera, reaccionemos, veamos como los verdaderos siervos tienen gozo y comida, Pan palabra de Vida en abundancia en la casa del Padre. Entremos a la fiesta y podamos a los hermanos menores ayudarlos a tener una fiesta en su nombre.

Published in: on noviembre 2, 2008 at 7:10 pm  Comments (1)